Jueves 25 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 25 de Abril de 2024 y son las 05:47 - Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

  • 15.4º

15.4°

Santa Fe

TRASCENDENTE

30 de marzo de 2024

Esta es tu casa, Fidel

“Esta es tu casa, Fidel” era el enunciado impreso en unas pequeñas placas metálicas rojinegras que los cubanos colocaban en las puertas de sus viviendas, ya en los primeros días de la Revolución.

Era una suerte de profesión de fe, un “aquí comulgamos ciento por ciento con lo que diga el Comandante”.

En casa del joven cineasta Carlos D. Lechuga, autor de la obra homónima, había motivos para comulgar bastante más: su abuelo, Carlos Lechuga, embajador del gobierno de Castro ante la ONU e interlocutor ante el gobierno de J. F. Kennedy durante la Crisis de los Misiles (1962), tenía una residencia en el mejor barrio de La Habana, dos coches, un yate y una mesa bien surtida que con frecuencia compartía con revolucionarios de la vieja escuela, quienes se reunían allí para rememorar incidentes felices en los que habían estado cerca del Comandante en Jefe, o para inventarse anécdotas derivadas de esa presunta proximidad.

En un ambiente de cierta riqueza material y de privilegios extraños a la inmensa mayoría de los cubanos, era fácil creer y apoyar a quien los procuraba, por lo que tener a Fidel cerca alguna vez se convirtió para Carlos en un deseo irreprimible desde su infancia –“¡Fidel Alejandro Castro Ruz! ¡Fidel Castro Ruz! ¡Fidel!”–.

Hoy radicado en España, Lechuga publica un libro de vivencias, algunas rocambolescas, raras, cuasificticias para lectores de otras partes del mundo, pero perfectamente reales y creíbles para quienes hemos nacido en esa isla; episodios que ayudan a comprender cómo un “nieto de la Revolución” fue transitando de una actitud de idolatría hacia el líder –“cuando era pequeño esperaba con ansias que mi abuelo muriera para ver si Fidel se aparecía en el entierro”– a un desengaño que lo llevó a poner mar de por medio con su casa en La Habana, años después de dirigir un filme –Santa y Andrés, 2016– en el que criticaba las medidas del gobierno de Castro contra intelectuales y artistas vigentes desde la década del sesenta y que se tradujeron en separaciones familiares, destierros, ostracismo, cárcel…

Sin proponérselo, Lechuga, el “querido nieto del embajador”, se metamorfoseó repentinamente –a ojos del aparato gubernamental de Interior y Cultura– en un “gusano”, metáfora predilecta del oficialismo para denigrar a sus adversarios. A Fidel “había que cuidarlo”, sentenciaban los jerarcas, y él, con su obra, lo estaba insultando. Por eso ya aparecía señalado en redes sociales como “un agente de la CIA pagado para desestabilizar al gobierno”. Por eso también recibía visitas de agentes de la Seguridad del Estado que venían a “ayudarlo”, y se sabía vigilado en la calle. Tanta “atención” por parte del gobierno terminó instalando el miedo en su mente, y fue por miedo, no por aquella antigua admiración al líder, que acudió a firmar el libro de condolencias cuando este murió, en 2016.

Por esta viva narración de trozos de su vida ligados al devenir del país, el libro de Lechuga es intenso, crudo, sin complacencias. En sus historias retrata con severidad a varios de sus familiares que entonaban las loas del comunismo mientras vivían como auténticos burgueses que se deleitaban con Elle y Paris Match. También intenta hacer justicia a su madre y su abuela, desplazados por el embajador del círculo de sus elegidos; y otro tanto a sus vecinos pobres, y a quienes han salido a reclamar derechos y han sido apaleados, a los exiliados, a los forzosamente silenciados…

“El niño que amaba a Fidel” ha muerto. Lo han matado, escribe Lechuga desde el desarraigo del exilio, lejos de su madre, de sus cosas, de su casa… Porque no: la casa en que vive en España no es suya. Pero tampoco –felizmente– de Fidel.POR ACE PRENSA


PARA ESTA SEMANA SANTA  DISFRUTALAS CON LA CALIDAD DEL AUTENTICO HELADO ARTESANAL Y LOS HUEVOS HELADOS DE HELADERIA A LA AMERICANA,  GENERAL LOPEZ CASI 4 DE ENERO ENVIOS A DOMICILIO GRATIS 4595190


https://www.canalveo.com

https://www.cablevideodigitalbionik.com.ar/#promo284

 

 CONSULTAS [email protected] O WHATSAPP 54 9 3424344410

http://lamutualupcn.com.ar

http://www.instagram.com/mariaeva.suarez/

http://WWW.FARMACIAZENTNER.COM.AR

Las fotos de cada evento importante en Santa Fe son de @pascuccihugo



COMPARTIR:

Comentarios