Jueves 25 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 25 de Abril de 2024 y son las 08:48 - Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

  • 15.4º

15.4°

Santa Fe

SOCIEDAD

4 de enero de 2023

Cenar tarde y no desayunar puede hacerte daño: La crononutrición explica por qué

Mi abuelita ya sabía que cenar mucho era malo para la salud pero ahora los científicos han encontrado evidencias de que el refrán "desayuna como un rey y cena como un mendigo" era cierto.

Y una investigadora española experta en crononutrición ha ido un paso más allá y ha demostrado que no sólo es importante tener en cuenta qué y cuánto comemos, sino también el cuándo.
Un estudio realizado por la investigadora Marta Garaulet Aza, financiado por el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos, confirmó que cenar tarde aumenta el riesgo de diabetes en el 50% de la población debido a una variante genética.
Los análisis de mil voluntarios de la región española de Murcia determinaron que cenar tarde afecta la tolerancia a la glucosa, especialmente en aquellas personas que tienen una variante genética de riesgo en el receptor de la melatonina; específicamente en la variante MTNR1B que está presente en la mitad de la población de España.
“Gracias a esta investigación hemos conseguido establecer la relación entre el funcionamiento de la insulina del páncreas y la melatonina. Se trata de algo realmente importante, sobre todo porque se ha determinado una variante genética que aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 en la mitad de la población”, explicó Garaulet a la prensa local.
No fue una tarea fácil coordinar a 1.000 participantes sanos para acudir al Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca a cenar y someterse a analíticas sanguíneas a altas horas de la noche.
Los investigadores hicieron el seguimiento de la tolerancia a la glucosa y la secreción de insulina en dos días diferentes. En la primera de sesión, se les realizaba una curva de tolerancia a la glucosa tras tomar un suero glucosado cuatro horas antes de su hora habitual de dormir. En la segunda sesión, el suero glucosado se ingería una hora antes de la hora habitual de ir a la cama de los voluntarios.

La pesquisa también incluía la supervisión y registro de los hábitos de alimentación y sueño de los participantes durante una semana.


“En estudios anteriores habíamos identificado que el receptor de melatonina es un gen implicado en la diabetes, que los trabajadores por turno tienen mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y que tomar melatonina de manera regular aumenta los niveles de azúcar en sangre”, explicó Richa Saxena, investigador del Massachusetts General Hospital de Boston.

Los nuevos hallazgos son muy importantes porque “son aplicables a aproximadamente un tercio de la población del mundo industrializado, que consume alimentos cerca de la hora de dormir”, dijo Frank A.J.L Scheer, director del programa médico de Cronobiología del Brigham and Womes’s Hospital.

Las implicaciones para países con hábitos de alimentación tardíos como España son considerables ya que la hora promedio de cenar de una familia española es aproximadamente a las 21:45 h. Los italianos cenan alrededor de una hora antes, cerca de las 20:45 h, mientras que los alemanes ingieren su última comida de día a las 19:00 h y los suecos a las 18:00 h.

Lo ideal, según Garaulet, sería que los españoles adelantaran un poco la cena, al menos, a la hora de los italianos. Por distintas razones, el 75 % de la población no debería comer tarde.

En un estudio anterior, comer tarde se asoció a una menor oxidación de carbohidratos, un menor gasto energético, una mayor intolerancia a los carbohidratos, una alteración de los ritmos diurnos de temperatura, que puede ser un marcador de salud circadiana, y una alteración de los ritmos de cortisol, que se sabe es propia de situaciones de estrés.

El experimento demostró que al alterar los horarios de alimentación para comer más tarde durante una semana, mujeres delgadas sanas tenían un comportamiento fisiológico similar a las mujeres obesas o de avanzada edad.

La crononutrición de Garaulet
Los hallazgos recientes sobre el mayor riesgo de sufrir diabetes de las personas que cenan tarde no causan sorpresa a Garaulet, quien tiene años alertando que la antigua tradición española de cenar alrededor de las 22 h puede ser nociva para la salud.

Y lo dice con conocimiento de causa. Es doctora en Farmacia, Nutricionista y Máster en Salud pública por la Universidad de Harvard, Catedrática de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición en la Universidad de Murcia y autora de decenas de investigaciones y de los libros “Chronobiology and Obesity”, “Los relojes de tu vida”, “Adelgazar sin milagros”, “Obesidad: causas y consecuencias”, “Pierde peso sin perder la cabeza”, “535 recetas para adelgazar comiendo”, “¿Come bien tu hijo?” y “El Método Garaulet para niños”.



COMPARTIR:

Comentarios