Jueves 29 de Febrero de 2024

Hoy es Jueves 29 de Febrero de 2024 y son las 18:06 - Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

  • 27.7º

27.7°

Santa Fe

MUNDO

23 de abril de 2023

A una semana de las elecciones presidenciales, continuidad o alternancia es el debate en Paraguay

Por Ariel Bargach) Paraguay irá el próximo domingo a elecciones presidenciales con un inédito escenario de paridad entre dos fuerzas que atravesaron serias divisiones, un oficialista Partido Colorado con fortalezas y debilidades a partir de su extensa permanencia en el poder y una inusual alianza opositora, y que llevan como candidatos a dirigentes que fracasaron en anteriores intentos de llegar al Palacio de López, como Santiago Peña y Efraín Alegre.

A una semana de los comicios, el panorama muestra a la oficialista Asociación Nacional Republicana (ANR) -el nombre oficial del Partido Colorado- con una áspera división interna, mientras la opositora Concertación por un Nuevo Paraguay reúne una gama de fuerzas impensadas de ir juntas años atrás.

En el fondo, lo que está en juego, con todas sus consecuencias, es si el país se permite la alternancia o ratifica a un oficialismo que ganó seis de las últimas siete elecciones presidenciales, con la excepción de la pulseada del 2008, cuando también llegó dividido y permitió la irrupción de Fernando Lugo.

Las encuestas dieron hasta acá triunfos para uno y otro lado, con diferencias muy magras, o virtuales empates técnicos, pero todos los dirigentes -y los propios medios que las difunden- siembran dudas sobre esos sondeos.

"Las encuestas quedaron muy golpeadas, muy en entredicho, después de las elecciones de 2018. Todos los medios pusieron entonces encuestas que decían que los colorados ganaban por 35 puntos y las elecciones terminaron con un 3% de diferencia, la menor distancia en la historia democrática. Ya nadie les presta atención", explicó a Télam Marcos Pérez Talia, doctor y magister en Ciencias Políticas y exinvestigador de CONACyT-Paraguay.

Hay, en las dos fuerzas que se suponen mayoritarias, un elemento común a tener en cuenta, aunque se dificulte sopesarlo: el grado de acuerdo y unidad con el que llegan a la compulsa.

La división dentro del coloradismo es histórica y suele agudizarse antes de cada interna, aunque esta vez los cruces, las polémicas y los ataques fueron más allá que en cualquier otra ocasión y el "abrazo republicano" con el que triunfante y derrotado solían sellar la paz no ocurrió.

El sector del presidente Mario Abdo Benítez, perdedor de las internas de diciembre, mira con recelo la candidatura del exministro Peña, el elegido del exmandatario Horacio Cartes, ahora jefe partidario.

Peña ya intentó llegar a la jefatura del Estado en 2018, pero perdió las internas.

A esto se suma que a Cartes le llegó desde Washington la designación de "significativamente corrupto" y eso, además de erosionar su de por sí cuestionada imagen, complicó la obtención de créditos para financiar la campaña, aunque el partido se encargó de informar, sin precisiones, que los fondos estaban.

Los colorados controlan una estructura construida durante décadas sobre el aparato estatal y el clientelismo político y eso habitualmente le alcanzó para imponerse en los comicios.

No por nada gobernaron desde 1947 -dictadura de Alfredo Stroessner incluida- con la breve pausa de Lugo en la presidencia.

Para Pérez Talia, "la crisis interna colorada es importante, y hay una crispación que puede afectar sus resultados".

"Es feo nuestro candidato, pero más feo es no tener nada", dijo Abdo Benítez. Y muchos de sus allegados fueron muy duros contra Cartes.

"Hay heridas sin sanar", remarcó por su parte el analista, autor del libro "El cambio de los partidos en el gobierno y la oposición. El PLRA y la ANR entre 2003 y 2018".

Entonces, la aparición de una alianza opositora, el desgaste del ejercicio de Gobierno sin dar respuestas a las demandas básicas, la división interna y cierto hartazgo que parece asomar en algunos sectores antes menos comprometidos alientan la chance de una derrota colorada, aunque del lado de la Concertación también existen temores.

La coalición se presentó como la chance única de destronar a la ANR y el compromiso de toda la dirigencia opositora de saldar hacia adentro las diferencias para encarar un proyecto superador.

Se encolumnaron entonces fuerzas tradicionales, como el poderoso Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA); progresistas, como el Frente Guasú de Lugo y el Partido Revolucionario Febrerista; de centro, como Encuentro Nacional; y hasta de centroderecha, como Patria Querida, habitual acompañante del oficialismo en el Congreso.

Las internas se saldaron con el triunfo del liberal Efraín Alegre, que irá por su tercer intento de alcanzar la presidencia.

Pero una parte del FG rompió con esta fuerza y se alió a Nueva República, una pequeña estructura que lleva como candidato a Euclides Acevedo, un excanciller de Abdo Benítez.

No queda claro cuánto voto opositor puede arrastrar este quiebre, pero el miedo hizo que se hicieran decenas de propuestas de unidad para no dividir los pronunciamientos antioficialismo.

Ese temor generó, además, una pelea nada disimulada acerca de a quién respaldaría Lugo, en plena recuperación de un ACV.

Es que el exobispo conserva un nada despreciable "voto duro" a favor y, aunque fue uno de los armadores de la Concertación, vio después como tres de sus senadores -entre ellos su médico personal y amigo Jorge Querey- migraban hacia las filas de Acevedo.

Una foto con Alegre y el expresidente uruguayo José Mujica más un tuit de Lugo que ratificaba su "compromiso con el cambio" fueron celebrados en la Concertación.

Si acaso a la alianza le toca el triunfo deberá, además, resolver las miradas bien distintas de sus integrantes sobre la gestión, aunque a ese debate le corresponde esperar todavía el resultado de las urnas.

"La Concertación es un espacio amplio, variopinto, de convergencia. No es posible encasillar al PLRA en algún lugar, aunque Alegre varias veces se definió de centroizquierda. Pero la candidata a vice (Soledad Núñez) viene de un sector independiente y tiene una gestión importante. Puede traccionar votos independientes", evaluó Pérez Talia.

La campaña transcurrió entre centenares de pequeños actos departamentales y sin debate entre los dos principales candidatos, porque, aunque estaban previstos dos para el 2 y el 16 de este mes, Peña exigió luego que fueran cuatro los postulantes participantes y finalmente los intercambios fueron suspendidos.

Por afuera, y buscando acercarse a Peña y Alegre, aparecen candidatos sin tanta estructura ni recursos: además de Acevedo, Paraguayo Cubas, un excolorado que busca presentarse como un outsider aunque tuvo varios cargos, y el exarquero del seleccionado de fútbol José Luis Chilavert.

Para Pérez Talia, ese objetivo es demasiado cuesta arriba, porque "en Paraguay los partidos tradicionales pesan mucho; no están en crisis y no se ve ni pérdida de identidad, ni crisis de representatividad, por lo que siguen tan fuertes y vigentes como en otros tiempos".

"Para ganar, Lugo debió aliarse al PLRA; y Cartes -que nunca había votado- tuvo que afiliarse a los colorados. Los outsiders se vuelven insiders. Necesitan de los partidos tradicionales. Es casi imposible una tercera vía por fuera de estas dos fuerzas. Hay vida por fuera de los partidos, claro, pero en términos de posibilidades de triunfo no existen chances por fuera", concluyó.

Con voto electrónico, son 4.782.940 los electores habilitados (hay 7,4 millones de habitantes) para sufragar en 1.140 locales, con 12.171 mesas receptoras.

 



COMPARTIR:

Comentarios