Jueves 23 de Mayo de 2024

Hoy es Jueves 23 de Mayo de 2024 y son las 00:51 - Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

  • 13.3º

13.3°

Santa Fe

MUNDO

6 de junio de 2022

Sara Desirée Ruiz, educadora: Lo que le pasa a las adolescentes no es personal, es cerebral

La adolescencia llega sin previo aviso: nuestros hijos e hijas cambian, no se quieren comunicar tanto con nosotros y comienzan a contestarnos de mala manera. Esto es una realidad que sucede en muchas familias y que no saben cómo afrontar.

Necesitan más que nunca a personas adultas preparadas a su lado que sepan qué les pasa y cómo acompañar lo que viene. Por lo tanto, lo primero es entender cómo funciona el cuerpo y el cerebro adolescente y lo segundo aprender cómo podemos ir a favor de esta nueva situación tan intensa y llena de contrastes.

Para ello, deberemos centrarnos en aprender pautas para comunicarnos con ellas en este momento. La comunicación es clave, así como convertirnos en una persona que identifiquen como una fuente de información confiable y de trato respetuoso. Alguien con quien se sientan respetadas, valoradas y queridas. Es decir, vamos a tener que aprender, igual que aprendimos en la infancia, a hablarles y a tratarlas como necesitan en esta nueva etapa de su ciclo vital. También habrá que aprender cómo podemos poner límites sin descuidar la relación y sin faltar al respeto, cómo ayudarlas a tomar mejores decisiones, cómo acompañar las relaciones, las emociones, a detectar los indicadores de riesgo…

A pesar de todo lo que hay por aprender, no conviene saturarnos de información en la búsqueda de la perfección. No podemos perder de vista que no buscamos la perfección. Buscamos un acompañamiento humano, con sus momentos de perder los nervios y de pedir perdón, con su vulnerabilidad y sus incoherencias. Eso no se consigue desde la perfección, que es rígida en sí misma, se consigue desde la vulnerabilidad humana: me equivoco y te pido perdón, te equivocas y me pides perdón, y juntas vemos cómo podemos seguir construyendo nuestra relación a partir de ahí.

Las familias se pueden extrañar ante algunas conductas como, por ejemplo, que como adolescente no quieran que se les vea con su madre, ya que es una forma de buscar autonomía y de libertad. Esto puede ser algo duro para los padres…
Las madres se lo pueden tomar mal porque desconocen que es tan importante para ellas que no les vean con sus amistades. La exploración de la autonomía y la búsqueda de la identidad son dos pilares fundamentales en la adolescencia. Ambos requieren del distanciamiento de la familia. Si una persona adolescente busca distanciarse de la familia y explora el mundo junto a sus amistades, desarrolla habilidades importantísimas para la vida y construye su identidad en un entorno rico en estímulos.

El problema es que la exploración viene con una cuota elevada de conductas y situaciones de riesgo porque nuestro cerebro, en un momento crucial de su desarrollo, no puede controlar de forma eficiente nuestra conducta social todavía ni regular solo las emociones tan profundas que sentimos.

Por eso es tan importante que las adultas del entorno estén preparadas para acoger toda la intensidad de la etapa, tanto las grandes oportunidades que favorecerán el desarrollo de su potencial como las circunstancias más desagradables y emocionalmente impactantes.

 En algunas familias llegan a la adolescencia desbordados y tienen un adolescente sin límites, que hace lo que quiere y que incluso se salta las normas. ¿Cómo pueden recuperar la confianza en estos casos?  
Las familias que han llegado a la adolescencia sin haber puesto límites o habiendo puesto demasiados, además de otras consecuencias, pueden encontrarse con mayor dificultad para establecerlos en esta etapa teniendo en cuenta que ya, de forma natural, lo que pasa en la adolescencia con los límites es que las personas adolescentes no los entienden ni se los aplican todavía. Están desarrollándose aún para poder hacerlo y no pueden entender ni imaginar las consecuencias emocionales de lo que van a hacer o decir.

Para todas aquellas familias que sientan que la situación las desborda, mi primer mensaje sería que no se rindan. Que se cuiden mucho para reunir las fuerzas necesarias y se remanguen si quieren empezar a acompañar la etapa. Mi segundo mensaje sería que busquen ayuda si creen que solas no van a poder y que encuentren una red de personas que no las juzgue y las apoye porque el proceso puede llevar tiempo y puede resultar duro, aunque el objetivo es el bienestar de toda la familia y es un objetivo maravilloso por el que esforzarse. Por ejemplo, en 2020 nació el grupo de ayuda mutua para familias con adolescentes que dinamizo todas las semanas. Es un grupo online internacional de personas que quieren aprender a acompañar la adolescencia estando acompañadas en los buenos y en los malos momentos y con supervisión profesional.

 FUENTE POR EDUCAR ES TODO

 

Imagen

 



COMPARTIR:

Comentarios