Domingo 26 de Septiembre de 2021

Hoy es Domingo 26 de Septiembre de 2021 y son las 04:24 Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

FÚTBOL

7 de julio de 2021

Eurocopa:"Inglaterra se mete en la final entre la historia y el sonrojo vencio a Dinmarca por 2-1"

La anfitriona aprovecha un bochornoso penalti a Sterling en la prórroga para dar esquinazo a su malditismo y jugar su primera final de la Eurocopa

Ante el peso de la historia, ante el malditismo, no iba a ser suficiente con jugar a fútbol. Inglaterra, en un Wembley volcánico -llamar a este torneo multisede es una sandez-, jugará su primera final de la Eurocopa. Para ello tuvo que remontar a una Dinamarca que, si bien acabó destrozada, nunca esperó que el desenlace aguardara en una decisión bochornosa. Sterling se dejó caer en el área ante Maehle, y el árbitro, el holandés Danny Makkelie, dictó sentencia. Schmeichel paró el penalti a Kane, pero no el remate posterior. Las cervezas volaron en la grada. Y el recuerdo llevó a otra mancha, el gol que no fue de Geoff Hurst en el Mundial inglés de 1966.

Nadie hubiera imaginado que ahí pudiera abrirse paso el silencio. Pero si algo tienen los escenarios con mística es que, cuando el miedo aparece, la caja de resonancia pasa a ser la de un ataúd. Un sonido que ya no es ni hueco. El estadio se quedó de repente mudo. Las canciones se quedaron sin nadie que las gritara. Y los ojos, enrojecidos, ya no insinuaban la emoción etílica de la previa, sino el miedo a que los mismos demonios de siempre siguieran ahí. Sobre las ruinas de aquel viejo Wembley que vio alzar el Mundial a Inglaterra hace 55 años. Pero que también asistió al drama de las semifinales de la Euro '96.

Ese instante de shock, de incomprensión, lo había provocado ese genio imberbe danés de apellido Damsgaard. El delantero de la Sampdoria apenas tiene 21 años. Qué más da. Nada le ha pesado la responsabilidad de sustituir a Eriksen desde que éste tuviera que ser reanimado en el amanecer del campeonato. Damsgaard juega con la valentía de quien se ve superior, y tiene un golpeo al alcance de muy pocos. Para muestra, el tremendo gol de falta con el que avanzó a Dinamarca a la media hora.

Los jugadores ingleses celebran el gol de Kane.

Los jugadores ingleses celebran el gol de Kane.REUTERS

Habrá quien piense que Pickford, el portero inglés que no había encajado hasta entonces un sol gol, debería haber llegado antes a la pelota. El fútbol a cámara lenta arrima a interpretaciones puñeteras. La pelota subió tensa hacia arriba y, completamente plana, bajó como un rayo. Pickford no supo lo que pasaba hasta que tuvo el cuero frente a sus narices. Quien mejor vio lo que le venía encima al portero era Phillips, tumbado tras la barrera.

Inglaterra llevaba minutos siendo superada por una Dinamarca que tenía claro cómo hacer daño al espacio. Entre Hojbjerg Delaney convertían a los mediocentros de SouthgateRice Phillips, en espantapájaros.

Lo que ya no podía controlar la selección de Hjulmand era la grandeza técnica de Harry Kane. Porque el ariete de la selección de los Three Lions ni mucho menos es un rematador al uso. Es cuando se aleja del área cuando demuestra un valor en el que pocos acostumbran a reparar. En apenas un par de minutos imaginó dos ocasiones de gol. En la primera, rematada por Sterling, el meta Schmeichel opuso su pecho de hierro. A la segunda fue la vencida. Kane giró, propulsó al jovencito Saka en el extremo y el pase de la muerte resultó esta vez definitivo. Marcó Kjaer en propia puerta, aunque Sterling ya esperaba detrás con el alarido del gol atrapado en la garganta.

LA GRADA ENCENDIDA

El 1-1 reactivó a la grada a lo grande. Aunque Southgate, que ha vivido de la solidez defensiva durante todo el torneo, insiste en priorizar el cemento al arte, sólo encontraba en Mount algo de creación entre líneas. El pie del mediapunta del Chelsea, además, también propició un testarazo de Maguire al que volvió a dar réplica Kasper Schmeichel. La monumental presencia del portero danés encadenaba al recuerdo de su padre, Peter. Él fue quien sostuvo el milagro de la Dinamarca campeona de 1992.

 

Los minutos caían encima de los músculos daneses. Y de las cabezas inglesas. Los intentos de los locales para evitar el tiempo extra fueron pirotécnicos. Kane reclamó un penalti tras hacer él mismo una falta. Y ni siquiera Grealish y su fútbol gamberro cambiaban el asunto. A Foden no le dio Southgate la alternativa hasta la prórroga, donde los escandinavos pasaban las de Caín para mantenerse erguidos. Un manotazo de Schmeichel arrebató la primera sentencia a Kane, quien acabó quedándose con la gloria de la manera más inesperada. O quizá esperada.

A Italia, la otra finalista, le queda un aún un viaje homérico por delante.

 

 

 

 

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!