Sábado 22 de Junio de 2024

Hoy es Sábado 22 de Junio de 2024 y son las 15:28 - Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

  • 21.4º

21.4°

Santa Fe

ARGENTINA

8 de junio de 2024

Milei, el caudillo digital y la angustia popular

El presidente, disparatado, insultante tantas veces, rabioso y mal hablado, convoca así adhesiones y por el momento no enciende la mecha de los más angustiados, que siguen esperando una redención, que quizás no llegue jamás.

Hay emociones compartidas y limítrofes, que no siempre se expresan, que se guardan dentro de cofres sociales silentes, porque no todos hacen ruido marchando en marchas atiborradas de bombos tantas veces rentadas y extorsivas.

La angustia del dinero que no alcanza, es profunda y la comprende quien la padece.

La angustia de la comida ausente, la angustia de la vida acurrucada esperando volver a ver la luz que muchos aguardan al fin de un camino de espinas como el que transita la mayoría.

Hay una angustia popular pacífica, una angustia que se acumula pero que no se dispara en conflictos masivos. No todavía, en todo caso.

Es un fenómeno muy particular de este momento tan dramático, tan exótico y tan expectante.

Hay conflictos en las calles, sí, pero no una explosión aunada de todos los sectores, como indicaría un manual de politología elemental, que solo pergeña la ecuación que iguala crisis profunda con confrontación clasista profunda.

La izquierda ultra no comprende la complejidad y los pliegues de las emociones sociales.

Es muy llamativo que el peronismo también pierda espacios -por el momento- frente a esta novedad estentórea llamada mileísmo.

Milei, disparatado, insultante tantas veces, rabioso y mal hablado, convoca así adhesiones y por el momento no enciende la mecha de los más angustiados, que siguen esperando una redención, que quizás no llegue jamás.

Asistimos a los orígenes del anarco capitalismo.

Esos orígenes podrían desplegarse y crecer en esa dirección que apunta a la demolición del Estado o no.

Pero no hay antecedentes históricos de un anarco capitalismo explícito en el poder.

En los Estados Unidos, el anarcocapitalismo fue una teoría y un experimento frustrado en la política real.

Aquí -extrañamente- un anarcocapitalista filosófico llegó a la presidencia.

Su asesor estrella, Santiago Caputo comparte con Milei ese credo por el momento utópico.

Hay una genealogía histórica que quizás ayude a comprender o quizás a complejizar el análisis. Juan Bautista Alberdi, hoy tan meneado, llamó la atención de Juan Facundo Quiroga.

Civilización y barbarie sintonizándose a sí mismas.

Facundo le ofreció a Juan Bautista Alberdi pagarle una estadía en los Estados Unidos para que estudiara allí la Constitución de ese país y propagara aquí el modelo federal.

Alberdi no aceptó la invitación.

Pero hay algo muy singular en ese encuentro.

El caudillismo histórico argentino era anárquico, pero no sólo anárquico.

Eran personajes que no creían en el Estado, pero sí en sus propias fuerzas carismáticas.

Quiroga, quizás con mirada visionaria, creyó sin embargo que podría constituirse una sociedad no tutelada centralmente, sino profundamente federal.

Su credo sin embargo fue la violencia.

Hay otra escena de Alberdi. Conoció a Juan Manuel de Rosas en Southampton, donde estaba exiliado.

Alberdi había sido un acérrimo y muy lúcido antirrosista. Pero Rosas le cayó bien, Alberdi creyó comprender sus razones, y le dijo allí en Inglaterra, “Brigadier debe dar a conocer su versión de la historia”.

Alberdi al final de sus días no hubiera quizás pronunciado Civilización o Barbarie, sino tal vez Civilización y Barbarie.

El espíritu anárquico de los caudillos conjugado al sistema constitucional. El modelo brutalista y aterrorizador de Rosas restaurando una anarquía que se había desenlazado de todo estado.

Estado y anarquía. Una modelo argentino desde el comienzo de los tiempos.

¿Milei descree absolutamente del Estado? En los dichos sí, en los hechos es precisamente el jefe del Estado.

Por cierto no tiene la altura épica ni el secreto que desde su tumba resguarda Facundo: “¡Sombra terrible de Facundo, voy a evocarte, para que, sacudiendo el ensangrentado polvo que cubre tus cenizas, te levantes a explicarnos la vida secreta y las convulsiones internas que desgarran las entrañas de un noble pueblo! Tú posees el secreto: ¡revélanoslo!”.

Ni tampoco monta en pelo a los caballos salvajes como el Restaurador ni tiene una Mazorca a sus órdenes, ni mandó matar a nadie.

Pero es el resultado de una historia degradada en tweets: un caudillo que pretende restaurar un sistema según otras reglas que las vigentes.

Los fundadores de la Argentina estaban locos también, pero sin show.

La Argentina surge de una conjunción insólita entre caudillismo anárquico de un férreo orden tutelar y finalmente constitucional.

Los tiempos fueron pendulares y la decadencia ineluctable.

Pero nada surge por azar, y nada prevalece por azar. Un oximorón; un anarco constitucionalismo fundacional, liberal, pendular, y batallador, intelectual, arcabucero y mazorquero. Se unieron ambos polos,y después pasadas las décadas y las eras, renace todo en un espectáculo pos tinelliano que busca ser global.

Los grandes antagonistas fundadores que tuvieron al fin entre sí alguna profética, vaga quizás, comprensión de la necesidad de conjugarse en opuestos.

Fue Urquiza un caudillo, quien sancionó la Constitución de 1853.

La Argentina es la reunión del caudillismo y del liberalismo originarios.

Fue Menem, otro caudillo quien promovió la sanción de la Constitución de 1994.

Hoy y alocadamente, con fintas circenses y espectaculares, deambula un país tan Elon Musk en el deseo y tan inquisitorial y feudal al mismo tiempo. La angustia popular transita entre el caudillismo digital y el capitalismo sufrido, real y distópicamente total.

El caudillo digital sueña con su destino mundial.

Y aquí en la tierra sembrada de espinas de la política y de la corrupción, la comida se pierde en el camino hacia los desesperados, que esperan enterrados en las aladas tumbas de la angustia popular.

POR MIGUEL WIÑAZKI CLARÍN, REDACCIÓN.

https://www.cablevideodigitalbionik.com.ar/#promo288
WWW.CANALVEO.COM

 

http://www.instagram.com/santafecapitalok/?hl=es

http://www.concejosantafe.gov.ar/

https://www.instagram.com/pacogaribaldi/

 

 CONSULTAS [email protected] O WHATSAPP 54 9 3424344410

http://lamutualupcn.com.ar

http://www.instagram.com/mariaeva.suarez/

http://WWW.FARMACIAZENTNER.COM.AR

http://www.farmaciazentner.com.ar

Las fotos de cada evento importante en Santa Fe son de @pascuccihugo



COMPARTIR:

Comentarios