Martes 31 de Enero de 2023

Hoy es Martes 31 de Enero de 2023 y son las 08:22 - Aquí puede escribir lo que quiera, o bien puede mostrar los últimos títulos de las notas publicadas. Este es el titulo de la nota / Esta es otra nota / Aquí puede escribir lo que quiera / Mas Títulos / Urgente / Aquí puede escribir lo que quiera / Nuestro Portal Web Auto Gestionable, le permite subir información de manera muy simple, instantáneamente y desde cualquier computadora. Con nuestro Portal Web AutoAdministrable podrá cargar todas las Noticias, articulos y novedades que quiera, con fotos, audios y videos ilimitados. Tambien podrá poner publicidades en todo el sitio, podrá realizar encuestas, armar la programación, interactuar en redes sociales, los oyentes van a participar del sitio comentando noticias, compartiendo fotos. Todo administrado desde un panel de control, muy sencillo de utilizar. La principal ventaja: podrá cargar absolutamente todos los contenidos del sitio desde su computadora de una forma rapida, sencilla y sin llamar a nadie.

  • 20.3º

20.3°

Santa Fe

TRASCENDENTE

31 de diciembre de 2022

Ascenso y caída del Pontífice alemán

Los escándalos en la Iglesia que forzaron su dimisión ensombrecen su legado

Este sábado 31 de diciembre, el Vaticano informó que el papa emérito murió en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano tras varios días con su salud comprometida. La renuncia a su título de Sumo Pontífice es considerada como una de las más sorprendentes en la historia de la Iglesia católica. El papa Benedicto XVI desempeñó su rol en medio de polémicas y su tendencia conservadora marcó sus ocho años de papado.
En medio de las campanadas del Vaticano, la Santa Sede dio el anuncio oficial: el papa emérito Benedicto XVI falleció este sábado a sus 95 años de edad en el monasterio Mater Ecclesiae, sitio donde residió luego de su renuncia al cargo.
"Con pesar doy a conocer que el papa emérito Benedicto XVI ha fallecido a las 9:34 horas", notificó la entidad religiosa con un comunicado escueto en seis idiomas.
La ceremonia por la muerte del ex pontífice alemán será a partir del lunes 2 de enero, con una capilla ardiente situada en la basílica de San Pedro del Vaticano "para la despedida de los fieles", anunció el Vaticano en una misiva.
Los últimos días del alemán estuvieron protagonizados por una degeneración en su estado de salud que hasta llevó al papa Francisco a pedir oraciones por el delicado momento de Benedicto XVI. 
El viernes, el portavoz había notificado que el papa emérito se mantenía en condiciones "graves pero estables" y que incluso asistió a una misa celebrada en su habitación, pero su muerte fue el desenlace de una semana compleja.
Benedicto XVI, el papa que sorprendió en el Vaticano
El 11 de febrero de 2013 la Iglesia católica recibía una de las decisiones más sorprendentes de su historia. El papa Benedicto XVI renunciaba a su cargo. Una determinación que solo tenía un lejano precedente siglos atrás. 
En ese entonces, el pontífice aseguraba que no tenía suficientes fuerzas para dirigir la Iglesia y dejaba entrever que su salud estaba afectada. Tenía 86 años y marcaba un hito que se recordaría hasta el día de su muerte.
El 28 de febrero de ese año, Benedicto XVI asumía el título de papa emérito y cerraba un ciclo a la cabeza de la Iglesia católica, uno marcado por una tendencia conservadora y también por sonados escándalos. 
Su relación con el catolicismo comenzó mucho antes de que se ordenara como sacerdote a los 24 años. Creció en una familia alemana con profundas creencias religiosas. Joseph Ratzinger, su nombre de bautizo, nació en Marktl am Inn, en la diócesis de Passau, el 16 de abril de 1927.
El Papa Benedicto XVI nació el 16 de abril de 1927 en nació en Marktl am Inn en Alemania. AP - Dieter Endlicher
Cuando solo tenía seis años, Ratzinger vivió la toma del poder en Alemania por los nazis. Un régimen que marcó su infancia y juventud en el que observó la hostilidad que rodeaba a la Iglesia católica.
En 1941 fue reclutado en las filas de las Juventudes Hitlerianas y pocos años después hizo parte del Ejército alemán en la unidad antiaérea. Un puesto al que desertó rápidamente.
Muchos años después, cuando ya era la mayor autoridad de la Iglesia católica se declaró como un “hijo de Alemania” en una visita a Polonia al campo de concentración nazi de Auschwitz, allí oró por los millones de muertos. 

Su vocación por la teología era más que evidente. Surgió desde muy temprano en su vida y lo acompañó durante todos sus años. Llevó a cabo sus estudios en la Escuela Superior de Filosofía, en Freising, y fue en la Universidad de Múnich en donde recibió el doctorado en teología.

Tras presentar su tesis sobre el pensamiento de San Buenaventura, el futuro pontífice se dedicó a la docencia. Una labor que lo condujo a diferentes ciudades de su tierra natal. Pasó por las universidades de Freising, Bonn, Tubinga, Muster y Ratisbona.

Su carrera dentro de la Iglesia Católica

Con cincuenta años, el papa Pablo VI lo nombró arzobispo de Múnich y Frisinga. Desde allí sus pasos dentro de la estructura eclesiástica fueron apresurados. Muy poco tiempo después, en junio de 1977, obtuvo el cargo de cardenal bajo el lema de “Colaborador de la Verdad''. 

Con su nuevo título participó en varios de los eventos más importantes de su trayectoria dentro de la Iglesia católica. Estuvo presente en los Cónclaves de 1978 en los que salió elegido Juan Pablo II después de la repentina muerte de Juan Pablo I.

Su relación con el pontífice tuvo tintes de cercanía y confianza, fue incluso uno de sus principales consejeros. Juan Pablo II lo eligió como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, un puesto en el que Ratzinger tenía la responsabilidad de proteger el dogma católico y desde donde dio los primeros esbozos de cuál sería su tono al llegar al máximo liderazgo de la iglesia.

Desde una perspectiva mucho más conservadora a la de sus inicios, criticó la teología de la liberación, tomó reprimendas ante algunos de los teólogos más liberales y bloqueó algunas de las propuestas vinculadas, como por ejemplo sobre el sacerdocio femenino. También allí fue forjando su reputación dentro de la Iglesia. 

Una previsible llegada a la máxima autoridad de la Iglesia católica

La elección de Joseph Ratzinger como Sumo Pontífice sucedió el 19 de abril de 2005. Muchos aseguran que era el predilecto para ocupar el puesto más alto de la Iglesia católica después de la muerte de Juan Pablo II.

Un favoritismo del que él, paradójicamente, era uno de sus detractores. Tras ser nombrado como papa, Benedicto XVI aseguró que había rezado para no ser elegido. 

Aún así pasó a ocupar el cargo con 78 años siendo el papa más veterano en ser electo desde Clemente XII en 1730.

La elección del nombre Benedicto XVI, como muestra Britannica, recordaba a figuras como San Benito de Nursia, el santo patrón de Europa, o a Benedicto XV que llevó las riendas de la Iglesia católica en los primeros años de la Primera Guerra Mundial. 

En su primera alocución como Sumo Pontífice se catalogó como un “simple y humilde trabajador en la viña del Señor”. También se refirió a su predecesor y aseguró: “El Señor nos ayudará y María Santísima Madre está de nuestra parte".

El entonces nuevo papa también trazó algunos de sus principales objetivos como hacer resurgir la Iglesia católica en el viejo continente. 

Sus movidos años como papa

Benedicto XVI no alcanzó a estar ni una década en la cabeza de la Iglesia católica. Sin embargo, tuvo un papado movido: visitó más de 20 países de cuatro continentes y llegó a Sudamérica en un viaje a Brasil en el que canonizó al padre Padre Antonio Galvão. 

Escribió el libro Jesús de Nazaret en tres volúmenes y tres encíclicas, unas cartas solemnes que dirige el Sumo Pontífice a todos los obispos y fieles.

El pensamiento conservador que había venido desarrollando en sus anteriores roles, también se sintió cuando ocupó el liderato de la Iglesia católica. 

Tal como afirmó Philip Pullella, reportero de Reuters en Italia y el Vaticano, “el papa Benedicto XVI fue elogiado por conservadores por intentar reafirmar el tradicionalismo de la identidad católica, pero los liberales lo acusaron de querer revertir reformas al interior de la Iglesia y de perjudicar los diálogos con comunidades musulmanas, judías y cristianas”.

A pesar de la admiración que generaba en muchos, su papado no estuvo exento de polémica. La más grande de ellas rodeó buena parte de su periodo de liderazgo: los abusos sexuales por parte de sacerdotes a menores de edad.

Benedicto XVI visitó más de veinte países en sus ocho años como Papa.
Benedicto XVI visitó más de veinte países en sus ocho años como Papa. AP - Gregorio Borgia
Benedicto XVI prometió remover a sacerdotes pedófilos y reparar a las víctimas. De hecho, en su primera visita a Estados Unidos como Pontífice en 2009 se pronunció en contra de los casos de abuso sexual. 

"He tenido una gran responsabilidad en la Iglesia católica. Tanto más grande es mi dolor por los abusos y errores que se han producido durante el tiempo de mi mandato en los respectivos lugares”, afirmó.

Pero la controversia no acabaría allí. En 2010 se dieron a conocer más denuncias, sobre todo en Estados Unidos, Alemania e Irlanda. Benedicto XVI reaccionó. Repudió la “falta de iniciativa” por parte de los obispos en territorio irlandés y también desde el Vaticano condenaron las acusaciones de un supuesto encubrimiento por parte del papa emérito cuando se desempeñaba en la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Unas decisiones que afectaron profundamente la relación entre el Vaticano e Irlanda, y que conllevarían a cerrar la embajada de la Santa Sede en Dublín en 2011. 
Las acusaciones de casos de pedofilia lo acompañaron incluso después de su retiro como papa. En 2022 un informe de la arquidiócesis de Múnich lo inculpó del mal manejo de al menos cuatro casos de abuso sexual cuando era obispo.
Poco después Benedicto XVI publicó una carta en la que rezaba: "Hoy nuevamente puedo sólo expresar a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón". 
En 2012, el papa emérito se vería enfrentado a otro escándalo, conocido como Vatileaks. Este explotó tras la filtración de unos documentos en donde se evidenciaba una supuesta corrupción dentro del Vaticano. Uno que debilitó la credibilidad del pontífice que buscó crear un grupo de investigación interna sobre la información difundida.
Una serie de nombramientos cuestionados
Más allá del sonado escándalo de los abusos sexuales y de corrupción dentro de la Iglesia católica, otras decisiones del papa emérito fueron fuertemente cuestionadas.

En 2007, Benedicto XVI nombró a un obispo polaco que se había desempeñado como espía para la policía comunista, una determinación que tuvo que echar para atrás rápidamente. 

Benedicto XVI fue cuestioando por varios de sus nombramientos cuando era Papa.fuente elmundo.es y france24

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!